Medición de Presión inspiratoria y espiratoria máximas.(Pimax-Pemax)

La medición de la presión inspiratoria y/o espiratoria máxima, son pruebas de mecánica respiratoria, que permiten evaluar en forma global la fuerza de los músculos respiratorios. Esta prueba mide la presión (en cmH2O ó mmHg) generada por los músculos respiratorios al realizar una maniobra inspiratoria o espiratoria forzada en contra de una vía ocluida.

Estas pruebas son indispensables en la consulta rutinaria de los pacientes con enfermedades neuromusculares (ENM) como esclerosis lateral amiotrofia, miastenia gravis, polimiositis, Duchenne, parálisis diafragmática; en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis quística, deformidades del tórax o disnea no explicada. La valoración funcional de los músculos respiratorios: inspiratorios (diafragma e intercostales externos) y espiratorios (rectos abdominales e intercostales internos), nos ayudan a evaluar el grado de debilidad muscular.

El conocimiento de la evolución de la PIMax y PEMax es muy importante para comprobar la eficacia de un tratamiento rehabilitador (en el caso de enfermos respiratorios) o de un entrenamiento específico de la musculatura inspiratoria tendente a la mejora de la salud y el rendimiento físico (en caso de personas sanas o deportistas).

Oscilometría de Impulso

La oscilometría de impulso es una técnica que mide la resistencia de la vía aérea valiéndose de un generador externo de presión que es trasmitido al árbol respiratorio, y de una fuente productora de flujo de aire constante. Las presiones aplicadas y los cambios de flujo de aire que resultan de esta manipulación son analizadas por el equipo.

Al realizar este examen la persona debe respirar tranquilamente, a volumen corriente, presionando levemente las mejillas con las manos para mejorar la conducción de las vibraciones.

Este examen es comparable a la espirometría, pero con algunas ventajas:

– No necesita de mucha colaboración por parte del paciente, por lo que se usa con recurrencia en pediatría.
– Es más sensible que la espirometría en detectar patrones de obstrucción bronquial.

Dura alrededor de 15 minutos y el único requisito para realizarlo es no haber utilizado broncodilatador antes del examen.

Oscilometría de Impulso

La oscilometría de impulso es una técnica que mide la resistencia de la vía aérea valiéndose de un generador externo de presión que es trasmitido al árbol respiratorio, y de una fuente productora de flujo de aire constante. Las presiones aplicadas y los cambios de flujo de aire que resultan de esta manipulación son analizadas por el equipo.

Al realizar este examen la persona debe respirar tranquilamente, a volumen corriente, presionando levemente las mejillas con las manos para mejorar la conducción de las vibraciones.

Este examen es comparable a la espirometría, pero con algunas ventajas:

– No necesita de mucha colaboración por parte del paciente, por lo que se usa con recurrencia en pediatría.
– Es más sensible que la espirometría en detectar patrones de obstrucción bronquial.

Dura alrededor de 15 minutos y el único requisito para realizarlo es no haber utilizado broncodilatador antes del examen.